Cómo conseguir regalos publicitarios originales en tres pasos

Si tienes un pequeño negocio y estás buscando la manera de conseguir los regalos publicitarios más originales y divertidos, aquí te explicamos cómo encontrarlos en tan solo tres pasos:

Paso 1: Acudir a un establecimiento especializado en serigrafía. Seripafer es un buen ejemplo de lo que debe de tener un establecimiento de este tipo. Para empezar, un buen catálogo de regalos con muchas opciones diferentes para que puedas elegir aquella más original pero que se adapte al tipo de negocio que se quiere promocionar.

Los regalos deben de ser originales y divertidos, pero también deben de estar relacionados en alguna medida con la actividad empresarial del negocio. Por ejemplo, si quieres hacer un regalo en una tienda de copiado de llaves, un imán en forma de llave con el nombre y el teléfono del establecimiento puede ser adecuado, pero esto mismo no cuadraría si se trata de vender telas.

Paso 2: Deja que te aconsejen los profesionales al frente. Podemos tener muy buenas ideas para la publicidad de un negocio, pero seguro que los profesionales acostumbrados a moverse en el terreno de las promociones pueden aportar buenas ideas. Escucharlos es siempre una buena opción y nos puede abrir la mente a diferentes opciones que no habíamos valorado simplemente porque las desconocíamos.

Los regalos de publicidad van más allá de los imanes o de los salvamanteles y hay todo tipo de objetos con diferentes técnicas de impresión pensados para cualquier necesidad y para todos los destinatarios. Desde los que aprecian un regalo sencillo y útil hasta aquellos que prefieren algo más cuidado y con lo último en tecnología y diseño gráfico.

Paso 3: Asegúrate de que te permiten encargar la cantidad que necesitas. Es cierto que este tipo de regalos salen más baratos cuanta mayor es la cantidad de ellos que se encarga. También lo es que suele haber pedidos mínimos dependiendo del tipo de producto. Pero es importante que el regalo que elijas permita un pedido mínimo razonable para tu empresa.

Es absurdo acabar encargando mil abridores de botellas si tan solo tenemos pensado regalar doscientos o trescientas unidades. Haz siempre un cálculo aproximado de cuántas unidades quieres regalar y ten claro tu presupuesto. De esta manera, no terminarás gastando más de lo que realmente necesitas ni comprando demasiadas unidades de un regalo publicitario que puede acabar en una caja en el almacén.